Cómo crear un escape room para niños

crear escape room niños

15 septiembre, 2020

Comparte este post:

Con la vuelta al cole recién estrenada y un montón de cumpleaños a la vuelta de la esquina, una de las cosas que nos preguntáis más a menudo es cómo crear un Escape Room para niños o un Break Out educativo. Para ayudar a padres y profes hemos decidido elaborar una lista de consejos para que podáis tener de referencia, estamos seguros de que si los seguís crear un mini escape room en casa para los más peques os resultará mucho más fácil. Vamos por partes:

niños pensando

1) ¿Escape Room o Breakout?

Primero de todo, vamos a aclarar un poco estos conceptos, puesto que si no sabemos que significan y en qué se diferencian no podremos empezar a crear nada. El Escape Room en su concepto más puro es el de escapar de una sala resolviendo una serie de enigmas o pruebas antes de que finalice el tiempo de juego. A partir de esta premisa se pueden crear infinitas historias e infinitos acertijos que se entrelazarán entre sí dando como resultado un juego de escape.

El Breakout es una variante de este primero con importantes diferencias: El Breakout es un instrumento educativo de gamificación en el aula, es decir, se parte de un tema, transversal o no, que se quiere trabajar en clase desde un punto de vista lúdico. El profe elabora una serie de enigmas y acertijos relacionados con el tema a tratar, acertijos que pueden ser físicos o virtuales (como un escape room online) y ofrece una recompensa a los equipos para incentivar el trabajo en equipo. El Breakout edu parte de la premisa de no escapar de una sala sino de llegar a un objeto final resolviendo unos enigmas en grupo. Estos enigmas suelen realizarse en una mesa de trabajo donde el equipo se reúne y resuelve los enigmas in-situ. Es igual de importante conocer el concepto de Breakout edu, muy de moda hoy en día en colegios, institutos y universidades. En nuestra experiencia, los Breakout son muy útiles para trabajar temas transversales, sobre todo aquellos que puedan ayudar a mejorar la convivencia, el respeto y el trabajo en equipo. Esta variante tiene un componente didáctico muy fuerte, con lo que además de trabajar en equipo, aprendes.

En los siguientes puntos vamos a analizar una serie de factores para ver cómo crear un escape room para niños y ver qué tipo de juego se ajusta más a lo que necesitas.

2) Establece la temática.

Lo que primero debería plantearse antes de crear un escape room para niños es ¿qué le gusta a tu hij@? ¿qué aficiones tiene? ¿tiene algún héroe o personaje de ficción del que sea fan? Esto es sin duda la pregunta del millón, porque de estas respuestas debería depender la temática sobre la que va a versar nuestro escape room casero. Para ello no estaría mal preguntarle directamente al niño, aunque lo normal es que ya sepáis sus aficiones. Cuanto más acertéis con este paso más se involucrará en el juego y apreciará la personalización. Por ejemplo si le gusta Spiderman, no sería mala idea plantear una escape room en torno al tema «Superhéroes». Si le gusta Harry Potter la temática puede ir entorno a «la magia».

Si eres profesor o simplemente necesitas una temática más «didáctica» échale imaginación, que algo eduque no tiene por qué ser aburrido. Intenta enlazar un tema didáctico con algo que pueda gustarle a los niños de tu clase para que les llame la atención. Por ejemplo, si quieres que aprendan geografía puedes hacer que su héroe viaje por distintos lugares mientras enseñas cosas de cada lugar. Algunos videojuegos, como la saga Tomb Raider o Uncharted, tienen puzles muy interesantes y que te pueden inspirar para esta temática, ¿a quién no le gusta encontrar tesoros míticos?

Una vez sepamos de que va a ir nuestro juego podemos pasar al siguiente paso:

3) ¿Dónde se va a realizar el escape room o el Break out?:

Antes de ponernos a desarrollar la historia y los enigmas, deberíamos plantearnos el lugar donde se va a desarrollar el juego, para darle un sentido a la historia que pensaremos después. También es importante saber el espacio del que disponemos y valorar si algún elemento del espacio (escalera, jardín, armario…) nos puede dar una idea para una prueba resultona. Normalmente hay tres opciones: En interior, en exterior o mixto. Si lo hacemos en interiores lo normal es que sea en una casa o un chalet, así que ojo con los jarrones y demás cosas «fácilmente rompibles». Lo ideal sería un espacio en el cual no haya demasiados objetos que puedan sufrir daños.

Si se hace en exterior siempre va a ser más sencillo el control de «objetos ajenos al juego»; por contra no se podrán usar varias estancias y puede ser más complicado de controlar. La opción ideal es el usar tanto interior como exterior si es posible: una pequeña parte que transcurra en el interior de la casa en un par de habitaciones, pasar al exterior y si luego se tercia volver a entrar dentro de la casa, el efecto «pasa puertas» es un imprescindible de los juegos de escape.

Un punto realmente importante a la hora de considerar el espacio y el diseño del juego es el número de jugadores. No es lo mismo buscar un espacio para un juego con 5 niños que para 25…así que hay que pensar muy bien el espacio del que vamos a disponer. Tampoco hay que dejarles todo el espacio del mundo, más si los jugadores son muy pequeños, porque pueden perder el hilo conductor del juego.

En el caso de querer hacer el juego en un aula nosotros recomendamos diseñar el juego por equipos y valorar la distribución de las cosas. Las pruebas serán estáticas ya que por norma la sala va a ser más pequeña. Coloca las mesas y sillas de manera que puedan interactuar cómodamente entre ellos y con el entorno al mismo tiempo. Aunque en un Break Out el juego suele ser en los mismos puestos de trabajo, siempre viene bien designar algún sitio donde colocar la caja final que tengan que abrir y, si tienes que colocar algunos elementos extras, designa un sitio donde los jugadores no se molesten los unos a los otros.

4) La historia:

Sabiendo la temática y el espacio del que disponemos podemos desarrollar una pequeña historia para tener un hilo conductor por el que justificar todo lo que va suceder en el juego y el objetivo final. No es necesario escribir un guión para ganar un Óscar, simplemente es una excusa para introducir a los jugadores en el juego mediante una introducción. Por ejemplo: Siguiendo el ejemplo de antes, si la historia va sobre Spiderman y disponemos de una casa con unas pocas habitaciones podemos decir que a Peter Parker le han robado unas fotos y tenemos que recuperarlas colándonos en la casa del ladrón. De esta manera la historia tiene un sentido y se adapta al espacio que tenemos. Eso sí, vamos a intentar ser realistas: si escogemos la temática de «Harry Potter» no vamos a poder recrear «Hogwarts» en su totalidad pero, si tenemos un garaje, con algo de oscuridad se puede intentar recrear unos calabozos; si tenemos mesitas y sillas podemos simular un aula donde dan las clases… En resumen, hay que echarle imaginación y elaborar una historia sencilla que sirva para introducir a los jugadores en los enigmas con un espacio acorde a la temática y al número de jugadores.

5) El guión del juego y sus pruebas:

Hora de ponerse a desarrollar el guión donde aparecerán las pruebas y enigmas que deben superar los niños. Existen varias maneras de afrontar esto pero creemos que una es la más adecuada para estos casos: diseñar un juego lineal en el que los jugadores vayan superando prueba tras prueba hasta llegar al objetivo final. Simple pero efectivo. Evita que se puedan crear atascos acumulando varios enigmas en paralelo sin resolver y da pequeños incentivos a los jugadores con cada enigma resuelto. En el caso del escape room se puede complicar un poco haciendo diversos caminos por si el número de jugadores es grande (a partir de 10 jugadores habría que planteárselo). En el break out cada prueba puede abrir un candado de la caja final o hacerlo con estructura tipo «matrioska», es decir, un elemento dentro de otro.

Para los enigmas se pueden utilizar desde los clásicos códigos «césar»  hasta otros tipo de códigos, como el morse, braille, de transposición o por sustitución, por nombrar algunos de los más conocidos. Otro tipo de enigma puede ser de índole matemática, con una secuencia de números que tengan una determinada relación a descubrir por los jugadores. Estos códigos cifrados son muy útiles y pueden servir tanto para crear un escape room como un break out. Recuerda que todo debe ir corrrectamente enlazado en la historia para que de algún modo incentive a los participantes a querer jugar.

En el caso de querer crear un break out totalmente digital, ayúdate de elementos como redes sociales, youtube para poder visualizar vídeos o herramientas como Google Forms, https://www.youtube.com/watch?v=RS6V45lq-Zw. Son herramientas muy sencillas e intuitivas y en pocas horas habrás aprendido a utilizarlas.

Si el espacio es muy grande crear un escape room para niños te resultará mucho más complicado, así que prueba a añadir una «búsqueda del tesoro» donde tengan que encontrar «las partes de un todo» como piezas para un puzle. En el caso de un escape room al aire libre, añadir pruebas físicas es importante, por ejemplo, lanzar bolas a un objetivo que no puedan llegar y que este revele una clave si le dan, algo sencillo pero divertido.

piensa escape room

La posibilidades pueden ser infinitas.

Respecto a la manera de hacer el guión, es importante recordar que toda prueba debe dar «algo», ya sea un código, una llave o un objeto, puesto que todo va enlazado. Intenta alternar siempre distintos tipos de prueba, por ejemplo si han hecho una prueba física, que la siguiente sea más de pensar u observar algo. Intenta darle variedad al juego, utilizar los cinco sentidos, que todas las pruebas no parezcan iguales. Si quieres hacer un juego para Halloween de terror, deja bien claro los lugares donde alguien va a esconderse para asustar a los demás.

Pon en el guión el número de elementos que vas a necesitar, el número de cajas, candados y demás cosas que van a utilizarse y revisa bien que cada combinación cuadre con el candado o caudalita que tengas. Finalmente, testea el juego si puedes: busca algunas personas para que prueben el juego, calcula el tiempo que tardan, si las pruebas no se hacen muy largas o pesadas, cuáles tienen mejor acogida y les suponen un reto divertido.

Si todo va bien, crear un escape room para niños no habrá sido tan complicado como pensabas, con imaginación y esfuerzo puedes crear un juego muy interesante que los pequeños disfrutarán enormemente. Si después de estos consejos realmente no tienes tiempo para crear un juego de la nada o no te ves por la labor también puedes ponerte en contacto con nosotros: el equipo The Exit ya hemos diseñado varios escape room y break out edu para niños y adolescentes que se están jugando en España y otros países, seguro que podemos diseñar el tuyo. Por otra parte, si estáis en Valencia o alrededores y tenéis que celebrar un cumple, recordad que para los más peques disponemos de nuestra sala Valenciana Jones hasta 10 jugadores.

Y hasta aquí el post de hoy, esperamos que os haya resultado interesante. Si se os ocurre algún punto que no hayamos desarrollado nos lo podéis dejar en los comentarios y lo tendremos en cuenta para próximas entradas. ¡Feliz semana! 😉

 

Equipo The Exit

http://www.exitvalencia.com